El Ayuntamiento de Getafe mejora así la accesibilidad y la eficiencia energética, remodelando calles, aceras, zonas verdes, y cambiando luminarias. Un proyecto debatido previamente con los vecinos, tal como lo solicitaron asociaciones del barrio, donde decidieron el tipo de reformas a realizar.

Obras_plan_margaritasLa alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, y la concejala de Mantenimiento, Raquel Alcázar, han visitado las obras de la primera fase del ‘Plan Margaritas’, con las que el Ayuntamiento de Getafe mejorará la accesibilidad remodelando calles, aceras, zonas verdes, y cambiando de luminarias para contar con mayor ahorro energético. Las obras que se desarrollan durante los primeros meses de 2017, fueron proyectadas por el Gobierno Municipal con 1.000.000 de euros.

El Gobierno Municipal consensuó con los vecinos y vecinas estas obras a través de varias asambleas en el centro cívico, tal como lo solicitaron asociaciones del barrio, donde decidieron el tipo de mejoras a realizar. El objetivo principal de los trabajos es la rehabilitación del barrio, uno de los más antiguos de Getafe, al que en los últimos años se había dejado en segundo plano por parte del anterior Gobierno del PP.

En su visita a las obras, tanto la alcaldesa como la concejala de Mantenimiento, pudieron charlar con varios vecinos y vecinas de Las Margaritas, sobre el buen desarrollo de las mismas, así como de las necesidades más urgentes del barrio en lo que respecta a la remodelación de calles y plazas, que se irán acometiendo en las siguientes fases del Plan Margaritas.

Para Hernández, “se trata de uno de los proyectos de rehabilitación más ambiciosos que estamos ejecutando ahora mismo en Getafe, no sólo porque se desarrollará en varios años con nuevas inversiones, sino porque supone mejorar un barrio histórico de la ciudad que llevaba muchos años en el olvido”.

Esta primera fase abarca las calles Crisantemo; Tulipán; Rosa; Flor de Lis; Hortensia; Jacinto; Loto y Jazmín. Conjuntamente con los vecinos y vecinas, se acordó empezar por estas calles por ser algunas de las que se encontraban con más deterioro por su antigüedad, así como por su cercanía a comercios de proximidad, ayudando también a la reactivación del pequeño y mediano comercio tan importante y valorado por los vecinos del barrio.