Irene Valverde García / Entrenadora y responsable de prensa del Fénix Basket Club

El pasado mes de marzo se celebró el Campeonato de España en Categoría Minibasket, participando las selecciones autonómicas en un torneo de infarto.

Desde Ayer&Hoy queremos destacar a una muy querida alevín llamada Livia Casado, exjugadora de Fenix Basket Club, que a sus 11 años ha sido elegida para jugar con la Selección Madrileña. Después de un apasionante campeonato, la selección madrileña terminó cayendo al cuarto puesto ante Cataluña, regalándonos un partido apasionante.

En campeonatos como este, la tensión de los partidos es altísima y la competitividad máxima, pero no por ello, se deben perder las formas ni el respeto, especialmente en la grada. “El deporte es un juego y se lo estamos robando a los niños”, es la frase que impulsa la campaña #NoSeasHooligan de la Fundació Brafa. La competición es un medio de mejora y aprendizaje, de diversión y una escuela de valores, donde ganar no debe ser el único objetivo.

La Fundació Brafa es una escuela deportiva situada en el distrito de Nou Barris de Barcelona, que con el objetivo de ayudar a las familias en la educación de sus hijos ha creado una campaña nueva contra la violencia en el deporte infantil.

Son varios los vídeos que ha desarrollado ejemplificando la angustia y el malestar de los pequeños cuando acontecen una grada molesta. Todo el entorno está inmerso en el partido del fin de semana, donde cada jugador trata de dar lo mejor de sí, pero ese jugador o jugadora no acude solo al encuentro, lo hace acompañado de su entrenador, su equipo técnico en el que deposita toda su confianza, y, además, la grada.

Qué importante es tener una buena grada… Allí están papá, mamá, los hermanos y hermanas, incluso los primos de vez en cuando porque tenemos un partido importante y toda la familia quiere presenciar cómo la estrella de la casa se luce ese día.

Pero ¿qué pasa si ese partido, el niño o la niña deportista no tiene su mejor día?, ¿y si el árbitro ha dormido mal y no puede ver todo como siempre lo hace y no pita alguna falta?, ¿puede el entrenador o la entrenadora tener una mala decisión que afecte al partido?

La respuesta a estas preguntas es muy sencilla, PODEMOS COMETER ERRORES, y, sobre todo, no tenemos por qué soportar comentarios de la grada como “animamos eh, que se asusten”, “el árbitro está comprado”, “eres mejor que tu defensa, apriétale”, “eres más malo que las canicas”, “tú a lo tuyo, espero que esta vez salgas de titular porque si no verás el disgusto”, “no se quién ha dejado competir a este equipo en esta categoría” …

Todas estas frases han sido reproducidas a lo largo de la temporada 2023/2024 en diferentes campos de baloncesto, en categorías desde benjamín (7 y 8 años) hasta senior (+18). Hacer frente a este tipo de comentarios sólo provoca un sentimiento de rechazo por parte de los jugadores hacia el deporte que practican.

Pensemos en los jugadores, en su educación, en su tranquilidad, aplaudamos sus canastas y disfrutemos con ellos, aprendamos a respetar también en el deporte.

Todo esto, es algo que tenemos muy claro en Fenix, donde no sólo enseñamos baloncesto, sino que formamos en valores, algo fundamental en las etapas de desarrollo en las que están nuestros chicos y chicas. Usemos el deporte (en este caso el baloncesto), como la gran y potente herramienta de transmisión de valores que es y seamos un ejemplo tanto en las gradas como en los banquillos.