“Hablando con” es un espacio creado por Oportunidades y Estrategias para compartir con protagonistas especiales de nuestra vida profesional ideas, momentos y filosofías, para generar opinión respecto de las habilidades que mejoran el desempeño de las personas en el entorno laboral.

Pregunta.- ¿Cómo naciste como empresario y como es tu empresa en este momento?
Respuesta.-
Soy empresario por casualidades de la vida. Todo empezó en el año 1991 cuando tenía 22 años, por entonces, mi hermano el mayor tenía una empresa de reciclado de piezas de frenos y de embragues y, otro hermano, que ahora es mi socio, un buen día decidieron cesar el negocio. Mi hermano me llamó, yo en aquel año con 22 años me dedicaba a vender amoniaco perfumado y colonia, y bueno, nos lanzamos a esta maravillosa aventura y aquí estamos.


La evolución de la empresa ha ido de la mano, hemos crecido juntos tanto la empresa como nosotros, evolucionando de una manera lógica y sostenible, como no puede ser de otra manera. Pero siempre con un ingrediente fundamental, el de la motivación. Nunca nos han faltado ganas y espíritu de motivación para descubrir nuevos mercados, nuevas tendencias, nuevos productos, nuevas tecnologías… y, además, hemos tenido la suerte de contar con el mejor equipo humano.


P.- Por tanto, ¿se podría dar el mensaje de que el empresario se puede hacer y se puede construir realizando ese sueño maravilloso de dirigir empresas, y en este caso, de dirigir su propio negocio?
R.-
Por supuesto, esto no se nace, se hace. De hecho, la prueba es evidente, nosotros venimos de familias humildes, venimos de agricultores, que, gracias a ellos, a mis padres, nos enseñaron la constancia del trabajo y el espíritu emprender.


Empezamos poco a poco y hemos ido creciendo a base de mucho trabajo, rodeándonos de personas, de proyectos, de estrategias… y la verdad que muy ilusionados y contentos. Esto no se hace por “arte de magia”, se necesita ser constante, trabajador y rodearte de buenas personas y buenos profesionales.


P.- Hablemos de liderazgo. ¿Cómo lideráis vuestra compañía? ¿Cuáles son las claves para tener éxito?
R.-
El modelo de liderazgo actual tiene que ser un liderazgo por contagio, de compartir y que las personas que están en tu equipo se sientan parte del mismo, que sientan que su opinión cuenta, que se sientan parte de un proyecto. Eso hace que rememos todos en la misma dirección, con la misma fuerza, y, sobre todo, yo lo digo muchas veces, un líder tiene que gobernar predicando con el ejemplo y con mucho respeto.


P.- ¿Como trabajáis la motivación para que vuestra gente se encuentre implicada?
R.-
Hay mucho trabajo detrás y siempre intentando hacer las cosas lo mejor posible. La motivación en un plano laboral se basa en dos factores fundamentales; el sueldo económico y el sueldo emocional.


El sueldo económico tiene que estar acorde con las funciones, con el trabajo, con el desarrollo y también con la aportación que un empleado realice a la empresa. Y luego está el sueldo emocional, tenemos un departamento de recursos humanos para gestionar bien todo lo que necesitan: vacaciones, permisos… hacemos juegos de equipo, trabajo compartido con la gente, hay premios y reconocimientos… Por lo tanto, hay que buscar el equilibrio, la felicidad viene por esas dos cosas, sueldo económico y sueldo emocional.


P.- Yo y mi equipo hemos tenido la enorme suerte de convivir con vuestra empresa y podemos afirmar que hay felicidad laboral. ¿Cómo se consigue provocar esa felicidad laboral? ¿Es importante la constante formación para vosotros?
R.-
Pasamos mucho tiempo en el trabajo y tenemos que ser lo más felices posibles para que nuestra vida sea lo más satisfactoria posible.


La formación para nosotros es indispensable, no paramos de invertir en este capítulo. Creemos que es muy importante porque a nivel de empresa todo evoluciona, todo avanza, y si nosotros no evolucionamos y avanzamos nos quedamos obsoletos.
De hecho, realizamos formación tanto a nivel interno como a nivel externo. A nivel externo con nuestros clientes, contando con un plan de formación para sus talleres, donde, han llegado a pasar por nuestras instalaciones más de 400 talleres para formarse, tanto a nivel técnico como a nivel de gestión de negocio. Nosotros formamos al taller porque, si el taller está más capacitado para reparar vehículos, muchos más vehículos podrá reparar y más negocio tendrá él y más negocio tendremos nosotros. Nosotros vivimos de vender piezas de recambio, pero tenemos que poner este valor añadido en manos de nuestros clientes para asegurarse su futuro y el nuestro también.


En cuanto a nivel interno, damos cursos a nuestros empleados sobre la gestión del tiempo, como hablar en público, cursos técnicos, cursos de venta, etc.


P.- ¿Cómo se ha reconvertido la empresa con todo este nuevo mundo de la digitalización?
R.-
Estamos inmersos totalmente en la digitalización. Nosotros la digitalización la empezamos con nuestros clientes, instalando una plataforma b2b en la cual el cliente puede ver las piezas, ver su costo, ver la disponibilidad, sus datos técnicos, hacer el pedido. Todos los pedidos los recibe nuestro Call Center, donde tenemos herramientas y soluciones para todo. Al igual que invertimos hace unos años en un sistema de gestión de almacén que nos ha mejorado todo lo que es el proceso de recepción, colocación y preparación de material en cuanto a mejoras de tiempo, de costos, de control de material, etc. Hay que invertir en digitalización, pero sin olvidarnos de las personas.