Las personas con discapacidad cognitiva de La Solana tienen un nuevo instrumento que les permitirá acercarse un poco más el carrusel festivo de la próxima feria. Se trata del programa de festejos en formato de lectura fácil, una idea que surgió en una reunión del Consejo Local de la Discapacidad, celebrado el pasado 1 de junio.

El acto de presentación se celebró en el patio del CADIG ‘El Pilar’, uno de los enclaves donde se han repartido los programas adaptados. Allí, la concejala de Bienestar Social, Remedios Romero de Ávila, reconoció el buen trabajo de Mari Carmen García de Dionisio, secretaria del consejo, y de Nuria Cabello, directora del CADIG. Esta última, -dijo- “ha puesto su saber en accesibilidad cognitiva y su supervisión para hoy veamos este atractivo ejemplar, casi una pequeña revista”. “Todo lo que hagamos por allanar el acceso a las personas con capacidades diferentes nos hará una sociedad más justa e igualitaria y desde el Ayuntamiento trabajamos para ello”, declaró.

Mónica Antequera ha sido la persona encargada de validar el programa. Ella lidia con su discapacidad de la manera más natural, pero recuerda que este tipo de herramientas son imprescindibles para ayudarles en su integración real. “Yo necesito la lectura fácil para entender el mundo y este método de lectura nos hace la vida más fácil”.

Nuria Cabello se mostró encantada porque el Ayuntamiento se vuelque en estas iniciativas, y no solo para personas con discapacidad, sino también para mayores, niños pequeños o gente que no conoce el idioma. Además, destaca su carácter atractivo. “Tiene fotografías, tiene pictogramas y un lenguaje mucho más sencillo; este documento va a gustar y vendrá muy bien a muchas personas, tanto para comprender como para integrarse más en la sociedad”.

Se ha editado un centenar de ejemplares, repartidos entre el CADIG ‘El Pilar’, el Centro Ocupacional ‘Virgen de Peñarroya’, la Asociación ‘Alas de Papel’ y la Oficina de Turismo.

Una hora para personas con autismo

Además del programa de lectura fácil, la concejala de Bienestar Social aprovechó para destacar otra iniciativa singular para estas fiestas patronales. El ferial dedicará una hora diaria a las personas con autismo o sensibilidad a la luz o al sonido. Entre las 21,30 y las 22,3º se reducirá la música y las luces “para que estas personas puedan disfrutar también de la feria”.