Bar El 15 es uno de los lugares de culto de Ciudad Real. Y lo es por varios motivos. Uno, su inmejorable ubicación, junto a la catedral; dos, su soleada terraza para disfrutar como dios manda de un fresco tercio de cerveza y de una rica ración; tres, los inolvidables encuentros de amigos que se han vivido y las que están por vivir; y cuatro, la buena relación calidad-precio, algo a tener muy en cuenta en los días que corren.


Desde hace 12 años, aunque el local supera los 50, lo regenta Jesús Heredia Díaz, el pandorgo de este año, un hostelero curtido en esta noble profesión, que comenzó dando a conocer el histórico establecimiento con los tercios de cerveza y tapa a un euro todos los jueves. Aquella campaña de marketing funcionó estupendamente, recuerda Jesús, y desde entonces ha trabajado en la mejora de las instalaciones, con la incorporación hace 5 años de una cómoda y céntrica terraza con aforo para unas 80 personas, “un pequeño oasis en medio de la vorágine urbana, donde se puede disfrutar de unas maravillosas cenas, sobre todo en primavera”. Y unos fogones más elaborados, con más de 20 raciones, bocadillos, montados y guitarras. La oreja y los calamares son las estrellas, pero no desmerecen sus croquetas de cocido, sus chuletillas, sus mollejas, sus patatas ‘bravioli’, su fritura de pescado o su pulpo a la gallega, “todo el que lo prueba, repite”, asegura Jesús. Cada ración, de gran tamaño, está en torno a un precio medio de 12 a 14 euros, “4 personas podrían cenar con 3 raciones”. Los fines de semana, si se reserva, mejor.


Si con esto aún no has abierto boca, El 15 prepara unos bocadillos a compartir, o no, de una barra de pan entera, de lomo con huevo frito o de lo que cada cliente desee.


Bar el 15, que da a las calles Azucena y Camarín, está abierto todos los días de 8 de la mañana a 23,30 o medianoche. El personal, Jesús y otros dos compañeros, hacen turnos para poder descansar.


Por delante, una Pandorga 2024 que pone fin al año de Jesús como pandorgo, del que califica como el mejor de su vida. Y a fe que así lo ha plasmado en El 15, su segunda casa.