El concejal de Juventud, Enrique Peces, y la coordinadora del Centro Juvenil de Argamasilla de Alba, Silvia Carrasco, entregaron el pasado jueves a Jonás Lanzarote de Pablo y a Marina Yue Cantón López el primero y segundo premio, respectivamente, del concurso de Cartel + Eslogan “Jóvenes contra el ciberacoso”, consistentes en 4 vales de regalo de 100 € para gastar en diferentes tiendas de la localidad para el ganador, por su trabajo presentado bajo el título: “Una pantalla no protege del dolor. Actúa contra el ciberacoso”, y un vale de regalo de 100 € a la finalista por “Detrás de la pantalla hay personas reales. Tu comentario puede herir a alguien”.

El plazo de presentación de solicitudes terminó el 13 de diciembre con un total de 19 trabajos presentados y 12 participantes. Tras el fallo del jurado, emitido el martes 20 de diciembre, el cartel ganador fue el de Jonás el cual explica “representa a una persona recibiendo mensajes hirientes, los cuales le afectan y le entristecen «rompiendo su corazón». El segundo premio fue para Marina que nos indica que con dicha ilustración “quiero mostrar que tras los perfiles de internet se encuentran personas con sentimientos y situaciones personales de todo tipo y por ello se deben medir las palabras y acciones hacia el resto si no se quieren superar ciertos límites. Los datos del texto de la parte inferior están recogidos de la web de Save the Children”.

Este es el tercer año que el PIJ Centro Infanto-Juvenil de Argamasilla de Alba lanza este concurso, cada año con temáticas diferentes con el objetivo de informar, sensibilizar y hacer reflexionar a los y las jóvenes de conductas de riesgo y adicciones existentes.

En esta edición, el concurso tiene la doble intención, con mensajes realizados por los propios jóvenes, de fomentar la creatividad y concienciarlos sobre los riesgos de las “pantallas” y del daño que puede hacerse a otras personas.

Los avances en la comunicación, el hecho de poder estar conectados con otras personas en todo momento y no hacerlo físicamente, ha facilitado el aumento de una problemática tan delicada como es el acoso escolar a través de redes sociales o bullying, siendo éste la mayor causa de suicidio entre los niños, niñas y jóvenes.