Maika Jiménez

Maika Jiménez. Presidenta de “Madrid sin gluten”

Cómo han ido las Navidades? ¿Habéis tenido algún celíaco en vuestra mesa? El mes de diciembre ha acabado y con él la época del año en la que se nos acumulan cenas y comidas familiares, de empresa, con amigos, y demás compromisos. Si para ti puede resultar un poco estresante tanta vida social, para los celíacos se convierte en todo un reto. El reto de comer fuera de casa y no “morir” en el intento. Porque un celíaco tiene que seguir una dieta estricta sin gluten para mantener su salud, y esto no es tarea fácil cuando salimos de nuestro entorno conocido y controlado.

Cierto es que cada vez hay más restaurantes que ofrecen opciones sin gluten para los celíacos, y esto es de agradecer, pero también hay mucha falta de información con respecto a cómo elaborar correctamente un plato apto para celíacos. En este sentido, es muy importante que todo el personal de un restaurante sepa bien los cuidados a tener para no arriesgar la salud de los celíacos. Desde FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) se ofrece asesoramiento técnico para ayudar a restauración en esta tarea.

Pero en Navidades los celíacos también vamos a comer y cenar a casa de familiares y amigos, y con una serie de consejos prácticos podremos disfrutar todos de la comida y que no se den situaciones extremas en las que, o bien el celíaco no puede comer nada, o que el celíaco acabe transgrediendo la dieta.

  1. El celíaco debe anticiparse para hablar con la persona o personas que vayan a cocinar, para informarle de los ingredientes que no llevan gluten y cómo manipularlos en la cocina. Mira la Lista de Alimentos Aptos para Celíacos que publica FACE o encarga al celíaco la compra de alimentos.
  2. Si vamos a cocinar platos para el celíaco en el horno y/o para el microondas, debemos tapar el alimento con envases apropiados de manera que no le entre el aire que puede estar contaminado de gluten. También podemos quitar la opción de ventilador del horno.
  3. El aceite que usemos debe ser aceite limpio.
  4. Un celiaco en mi mesaEl gluten no desaparece ni a temperaturas altas ni bajas por lo que en todo proceso hay que evitar el contacto de gluten con el plato para celíacos.
  5. Los utensilios de cocina de plástico, barro o madera no se pueden utilizar.
  6. En la mesa es preferible sentar al celíaco en un extremo para evitar que pueda caer comida con gluten en su plato.
  7. Cuando se comparte mesa con un celíaco el pan no se pasa por encima de la mesa, se pasa por detrás de los comensales, para evitar que caigan migas a los platos centrales que compartimos con los celíacos o incluso en su mismo plato y vaso.
  8. Cuidado al partir el pan con gluten, nunca encima de la mesa. Compra algo de pan sin gluten para el celíaco, pero pónselo en la mesa envasado, para que él mismo lo abra.
  9. Para brindar, podemos vino, champán y cualquier alcohol puro como son el ron, vodka, ginebra, whisky, etc., pero cuidado con los licores de sabores, pueden llevar gluten.
  10. Si ponemos platos de comida para compartir, aunque sean sin gluten, es preferible que el celíaco se retire a su plato un poco de cada aperitivo para que el resto de comensales puedan comer de esos platos, ya que es muy típico que los no celíacos se ayuden con pan para tomar algo de esos platos, o incluso mojen con pan las salsas. Si el pan toca un plato el celíaco ya no puede comer de él.
  11. Nada de probar la comida del plato del celíaco. No metas tus cubiertos en el plato de un celíaco porque le podrás contaminar de gluten. Si quieres probar algo de nuestro plato, pídeselo al celíaco para que él te lo aparte a otro plato.

No creas que exagero, la mínima cantidad de gluten es dañina para una persona celíaca, aunque puede que no tengamos síntomas externos de ese daño, internamente siempre se producen, ya que nuestro sistema inmune detecta la entrada de gluten y se activa en su contra.