Miguel Alberdi

Miguel Alberdi. Decorador

El sofá es el rey de la casa. Es el mueble por antonomasia. Es donde más esfuerzo registramos a la hora  de decorar nuestro hogar. Sabemos que vamos a pasar mucho tiempo en él y queremos, no sólo que sea bonito, sino que sea adecuado con el estilo de la casa, que no se manche demasiado, que dure mucho, que sea fuerte, que la medida sea adecuada, que sea cómodo… etc.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la distribución de la estancia y decidir dónde se va a colocar el sofá. Se puede  colocar pegado a la pared. Si el espacio es reducido en forma de “L“; por el contrario, si son espacios grandes, lo mejor es poder poner el sofá en “U“.

Para calcular la medida adecuada y no cometer el fallo de “cuanto más grande mejor”, es medir la pared donde se ubique el sofá y, a esa medida, restarle por lo menos 90 cm. De esta manera te dará juego para poder poner una mesita a cada lado, y no hacer que el sofá quede demasiado justo.

Otra medida a tener en cuenta, es la medida ergonómica. Debes saber que para una correcta postura corporal, tus caderas nunca deben estar más abajo que tus rodillas. Otro dato a tener en cuenta es el fondo del sofá. Si hablamos de una estatura media, el sofá deberá tener un fondo de entre 85 y 90 cm. Busca que los apoya brazos sean entre 12 y 20 cm para que de esta manera puedas apoyar mejor los brazos. Otro aspecto a tener en cuenta es la limpieza y, dependiendo del tapizado del sofá, tendrás que limpiarlos de una manera o de otra.

-Sofás de cuero y piel. Sólo se pueden aplicar productos especiales para cuero y piel, por lo que se ha de ser muy cuidadoso. Es verdad que las manchas no penetran tan rápidamente como en los tejidos, por lo que es más difícil de manchar, pero una vez manchado, más difícil de limpiar.

-Tejidos naturales. Los tejidos a base de algodón y derivados son fáciles de mantener. Con productos de limpiar en seco, o bien frotando con jabones neutros, las manchas salen fácilmente. En el caso contrario, cuando el sofá no es de cuero, es más fácil de manchar pero más sencillo de limpiar.

-Tejidos Químicos. Los polipieles ecológicos, pieles recicladas, etc. todos llevan una base de petróleo y plástico que les hace ser duros a la hora de ensuciarse. No necesitan demasiados cuidados, son fáciles de limpiar.

sofaEn cuanto a tendencias, las líneas rectas, sencillas y limpias siguen estando de moda, pero ahora irrumpen con fuerza los sofás con una mezcla de clásicos o que nos recuerden al estilo vintage. Todo lo que lleve acolchado o capitone estará de moda, y será símbolo de diseño y clase.

También están muy de moda los sofás de estilo industrial, como los que combinan la estructura de madera con los metales o los que están tapizados con piel marrón, ya sea sintética o natural. Por supuesto también predominan en el mercado diseños estilo nórdico.

Nuestras casas cada vez son más pequeñas y por ello tienen que ser más funcionales, por eso los sofás cada vez nos proponen más funcionalidades, como música incorporada, enchufes para nuestros dispositivos móviles, almacenamiento extra en los brazos, pufs escondidos o camas que surgen de la nada.

No es lo mismo el color de tendencia para los muebles o las paredes que para los sofás. Los sofás tienen otro estatus dentro de la casa y, por eso, siguen sus propias tendencias. Si no aciertas en el color adecuado siempre puedes poner una funda o cambiarlos con cojines para disimular.

Se llevan los colores lisos, es decir sin estampados y preferentemente en colores neutros, que son más fáciles de combinar. Para más información: Tfno.: 686 47 61 91 . Web: www.miguelalberdi.com