Miguel Alberdi. Decorador

Miguel Alberdi. Decorador

La piedra natural para jardin es una de las mejores opciones para acabados de zonas exteriores. Las piedras naturales no tienen comparación con ninguna piedra artificial, son más duraderas, naturales y fáciles de mantener, por lo que el elegir la piedra natural para el jardín es una inversión de la que no te arrepentirás.

Podemos conseguir la apariencia natural para el jardín creando sendas y caminos con piedras, unas sendas que nos guíen hasta la casa haciéndole recorrer un camino.

En muchas ocasiones es una verdadera aventura crear un ambiente equilibrado en cuanto a color. No es una cuestión que se limite a los espacios interiores ya que en nuestro jardín también debemos jugar con un esquema de color específico. Buscamos siempre la naturalidad, de modo que los senderos nos sumerjan en paisajes lejanos, bosques encantados, resultando muy útiles para grandes parcelas de césped que no debemos pisar y vegetación a la que no se puede acceder.

Si añadimos senderos de piedra a nuestro jardín en algunas zonas más estratégicas daremos la posibilidad de acceder a espacios anteriormente escondidos. Pero esto no es todo, nuestro camino de piedra personalizado puede llevarnos hasta algún detalle especial que queremos destacar, como puedan ser fuentes, plantas especiales, pérgolas, etc.

Normalmente cuando vemos un sendero algo nos empuja a seguirlo de forma completamente involuntaria, como si al final nos esperase esa sorpresa tan secreta y deseada. Dependiendo además de nuestra creatividad, daremos forma y color a nuestros senderos naturales, utilizando materiales y productos al gusto individual mediante la utilización de traviesas de tren de madera, rocas grandes convertidas en esculturas o fuentes, troncos de árbol cortados y seccionados, placas de acero cortadas como plaqueta, para suelos o bancos y plantas.

No obstante existe un factor que debemos respetar, la comodidad. Entiendo que no todos los caminos de piedra serán sencillos de recorrer y según el uso que le demos podemos escoger piedras planas o incluso traviesas de madera, hundidas creando peldaños o rampas de césped. La apariencia final será genial.

Como sugerencia deseo comentar que las piedras de río son perfectas para hacer de ellas mosaicos.

Para conseguir un estilo rústico utilizaremos piedras calizas irregulares espaciándolas a nuestro gusto con cuidado de que quede una separación entre ellas. Y si elegimos para los bordes aquellas piedras que tengan lados más rectos el acabado será más uniforme. Podemos elegir rocas que sean más adecuadas para el cultivo de plantas para que de esta forma queden nuestros senderos llenos de vida y color. Para una apariencia más completa, recomiendo añadir guijarros o grava para compaginar nuestros jardines, eligiendo el color, textura y calibre. Y por supuesto para disfrutar de la oscuridad nocturna colocar una iluminación para potenciar las zonas más deseadas.

Para más información:
Tfno.: 686 47 61 91
Web: www.miguelalberdi.com