Honda ha presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018, que se celebró entre los pasados 8 y 18 de marzo, la nueva versión de producción para Europa del CR-V. La nueva generación del SUV más vendido del mundo eleva el listón en términos de calidad interior, refinamiento y espaciosidad, a la vez que anunció que, por primera vez, habrá una versión de siete plazas disponible como opción (versiones gasolina).

El nuevo CR-V cuenta con un diseño exterior renovado y sofisticado, con unos pasos de rueda más anchos, unas líneas más definidas en el capó y en los paneles traseros, y el frontal distintivo de la gama Honda, con sus característicos faros.

También incorpora el sistema Active Shutter Grille de Honda, que ayuda a minimizar el consumo de combustible.

El nuevo diseño interior pone énfasis en la distribución horizontal del salpicadero, lo que contribuye a crear una cabina más espaciosa, y acentúa la sensación de anchura y amplitud. El salpicadero cuenta con dos pantallas de 7 pulgadas (una en el panel de instrumentos y otra en el panel central), mientras que el diseño de los controles se ha racionalizado con un sencillo grupo de mandos situado debajo de la pantalla táctil central para la gestión del climatizador.

El nuevo CR-V presenta unas medidas exteriores ligeramente mayores que las de su predecesor, y cuenta ahora con una mayor distancia entre ejes y un interior mucho más espacioso. La eficiencia en el aprovechamiento del espacio destaca en su clase por ofrecer una gran amplitud para todos los ocupantes, así como por un maletero más ancho y profundo con un compartimento de carga más largo. El nuevo piso del maletero de dos posiciones permite crear una superficie plana para cargar objetos más grandes, mientras que el portón trasero eléctrico “manos libres” permite acceder con comodidad a la carga.

Los nuevos motores

Con la incorporación en el nuevo CR-V, la tecnología híbrida de Honda se ofrecerá por primera vez en un SUV para Europa. El nuevo CR-V estará disponible con el sistema híbrido Intelligent Multi Mode Drive (i-MMD) de Honda, compuesto por un motor de gasolina de ciclo Atkinson i-VTEC de 2.0 litros y dos motores eléctricos, para ofrecer un rendimiento real y una maniobrabilidad sin esfuerzo. El sistema i-MMD no utiliza una transmisión convencional, sino que emplea una unidad más compacta que tiene una única relación de engranaje fijo, para crear una conexión directa entre los componentes móviles y una transferencia más fluida del par.

También estará disponible un motor de gasolina VTEC TURBO de 1.5 litros que proporciona un alto rendimiento y un ahorro de combustible líder en su clase. Este motor irá asociado a una transmisión manual de seis velocidades o a una transmisión automática CVT adaptada al nuevo CR-V para ofrecer una respuesta más lineal.

Tanto la motorización híbrida como la de gasolina incorporan tracción delantera de serie, aunque ambas pueden ir asociadas a la última tecnología de tracción integral de Honda, “Real Time AWD with Intelligent Control System™”.