Su nombre es “55 Cancri e”, un planeta descubierto en 2004 y que ha resultado ser, hasta la fecha, el planeta más denso jamás observado. Su diámetro es apenas un 60% mayor que el de la Tierra pero su masa multiplica por ocho la de nuestro mundo. El planeta se encuentra a unos 40 años luz de la Tierra, y está tan cerca de su estrella (llamada 55 Cancri A) que su año apenas dura 18 horas. “Se pueden marcar las fechas de este mundo con un reloj de pulsera en lugar de con un calendario”, según el astrónomo Jaymie Matthews.

Este planeta tendría una atmósfera que incluiría vapor de agua y oxígeno libre, producidos por la ruptura de las moléculas de agua provocada por la radiación ultravioleta. En octubre de 2012 un estudio de la Universidad de Yale sugiere que el planeta estaría compuesto principalmente de carbono, de forma que casi un tercio de la masa del planeta sería de carbono en la forma de diamante.