Miguel Alberdi. Decorador

Miguel Alberdi. Decorador

El vidrio permite que la luz natural incida en las estancias, da sensación de amplitud, e incluso en aquellos lugares en las que no llega la luz del sol, el cristal ilumina y crea ambientes agradables.

El uso del vidrio en la decoración está en auge desde hace varios años. Cualquier elemento decorativo hecho en vidrio crea un ambiente acogedor y relajante.

Gracias a la creación de cristales con varias texturas y colores se crean ambientes limpios.

Es un material que ya se utiliza con frecuencia en las puertas interiores de la casa, sobre todo en puertas correderas. Estas puertas, con cristal como protagonista, dejan pasar la luz y son perfectas para la cocina o el vestidor, incluso pueden ser perfectas en un salón con una decoración moderna.

Desde hace mucho tiempo el cristal es tendencia también en las puertas de armarios, sobre todo en las correderas. Las puertas de cristal (al acido, tintado, opaco, etc.) aportan brillo y aligeran el peso visual del armario.

En la cocina el cristal se ha convertido también en protagonista. En lugar de muebles de cocina de maderas voluminosas, el vidrio trae más luz y otorga un aspecto más elegante a un interior moderno de cocina. Los muebles de cocina con vitrinas de cristal enriquecen los modernos diseños de cocina añadiendo amplitud y sensación de espacios.

Las modernas islas o penínsulas de cocina pueden servir, además, como mesas de comedor y permiten hacer diseños de cocinas pequeñas, que resulten atractivas, limpias y cómodas.

El cristal se utiliza también como elemento para dividir espacios a base de estructuras de metal o simplemente cristal. Este tipo de cerramientos es apto para todo tipo de estilos dándoles un aire industrial.

La falta de metros es una realidad presente en muchos hogares, gracias a este tipo de estructuras conseguimos sin sacrificar espacios, poder dividir estancias permitiendo que entre la luz a todos los rincones.

Esta tendencia empezó a usarse para separar principalmente la cocina del salón y evitar olores, pero actualmente se ha ampliado su uso a otras partes de la casa, como para separar la zona de día de la habitación aportando intimidad, con unas simples cortinas, estores, vinilo, etc. podemos decidir si tener o no la habitación a la vista cuando tenemos invitados.

Las fachadas con mucho vidrio buscan la apertura de la casa hacia el paisaje natural que le rodea, permitiendo iluminar el interior con mucha luz natural. Gracias a una tecnología que avanza, las fachadas de cristal no sólo cumplen una función estética, sino también pueden responder a las principales demandas de la casa,
como seguridad, aislamiento acústico y sostenibilidad.

Para más información:
Tfno.: 686 47 61 91
Web: www.miguelalberdi.com