Con el buen tiempo, recordad que lo que no se estropea, no hay que repararlo

Me han pedido que escriba sobre el cuidado del cabello y de la piel en los distintos deportes, y, claro está, que me parece totalmente oportuno dada la fecha en las que nos encontramos y en la que la práctica de los mismos se acrecienta, sobre todo al aire libre.

Empezaremos con los deportes de agua. El cabello, cuando se moja, se hincha y los elementos que componen la cadena proteica que contiene la queratina se disocian,  haciendo que el cabello  esté más sensible.

Al sumergirnos en una piscina con cloro, este es absorbido por el cabello añadiendo una alteración química a su composición natural, lo que resulta bastante dañino. Cuando el baño es en el mar o en piscina de sal, la acción de esta es menos dañina que el cloro, pero igualmente provoca una oxidación prematura, es por ello que el color natural se aclara. Eso no sería preocupante si no fuera porque a su vez el cabello se deshidrata y se degrada, perdiendo los minerales y partes de las proteínas que lo contienen.

De ahí que el cabello dañado sea muy difícil de recuperar. Por lo tanto mi consejo es que, al igual que hacemos con la piel protegiéndola con los filtros solares, apliquemos a nuestros cabellos protectores magníficos, que encontraréis en peluquerías especializadas que hacen un efecto aislante de la fibra capilar, previniendo la degradación. Porque, lo que no se estropea, no hay que repararlo.

En los deportes de montaña los enemigos principales son el viento, los rayos solares y las temperaturas extremas, tanto en la escalada como en la nieve, incluso en el senderismo,  debemos aplicar protectores de rayos solares en crema o aceite para evitar las alteraciones y el daño que produce la sequedad, por falta de agua, componente natural del cabello y la piel. Hay en el mercado protectores ambivalentes que sirven para ambos muy eficaces.

En los deportes de competición en los que la melena al viento es un problema incómodo, y hay que sujetar el cabello, es conveniente elegir gomas mullidas o siliconadas que eviten guillotinar el cabello, especialmente cuando la capa de arriba de la melena está deshidratada, algo bastante habitual, un truco que funciona, aplicar mascarilla a la coleta antes de sujetarla para aportarle jugo a la zona de la goma, y evitar la rotura, además de aportar un recubrimiento a la melena y que el cabello sufra menos, debido al polvo y al viento, según el deporte se practique al aire libre o en cancha.

En deportes, como el golf, donde el césped genera humedad, lo más influyente en el cuidado del cabello y la piel son los rayos solares y el viento, para lo cual recomiendo un buen protector solar de aceite, si se tienen melenas sensibilizadas y/o con cabellos teñidos y mechas.

Y quiero hacer una reseña importante, las coletas son para el “momento de deporte”, cuidado con las coletas mojadas permanentemente, como ya he dicho, el cabello está hinchado y sensible, y la parte interior, en torno a las gomas, sufre con esa humedad constante.

¡Que disfrutes del verano! Y apuesta por la belleza segura de tu piel y tu cabello. Si quieres realizar alguna consulta puedes hacerlo en mi mail de ino@inopeluquerias.com o en el de esta revista ayeryhoyr@gmail.com

Ino Crespo

Ino Crespo. Asesora de imagen