Miguel Alberdi. Decorador

Miguel Alberdi. Decorador

La pintura inspira los espacios domésticos contemporáneos. La presencia de obras pictóricas en los dormitorios, o en los salones de casas particulares, aumenta cada día más debido a la democratización de las manifestaciones artísticas. Las galerías y el resto de circuitos de exposición tutean a unos clientes que no son coleccionistas ni inversores, sólo son personas con un excelente gusto por la estética que le hacen guiños al arte y que desean trasmitir, a través de los lienzos que sustentan las paredes, su visión particular de la belleza.

El arte habla el mismo lenguaje que nuestros sentimientos.

Antes adquirir una pieza atribuida a un pincel con nombre y apellidos era símbolo de status. Hoy, cada día más personas compran arte no por su valor, sino por el mensaje.

Así, las composiciones van dejando atrás ese misticismo de antaño para adecuarse a unas necesidades más centradas en el “gusta y combina, o no gusta y no combina”.

Por otro lado, es la pintura la que se adapta al espacio, no al revés. Se pueden solicitar cuadros a medida y apostar por una selección de colores en facción de los tonos que visten el ambiente donde serán colocados, con lo que el arte se pone a las órdenes del interiorismo.

El cuadro en la decoración de un hogar imprime carácter.

El arte de los cuadrosUna obra en un espacio marca la originalidad y el carácter de su propietario.

Se puede fusionar sin miedo cualquier tipo de pintura, imprimiendo en tu rincón favorito una armonía muy especial.

En la entrada se puede jugar con el movimiento de la pared. A veces por falta de espacios no se pueden colocar muebles, pero si optamos por determinadas obras con colores y formas, podemos conseguir un recibidor muy espectacular. Pero si disponemos por el contrario de un recibidor con mucho espacio, podemos permitirnos cualquier modelo y adaptarlo al tamaño de la pared.

En las obras cuando lo circundante apela a la mesura, el marco muchas veces es el que define el estilo.

Para dormir en un museo donde el descanso es el protagonista, es fundamental que optemos por ejemplos pictóricos que inviten al relax, para que nuestro sueño no se vea alterado.

Y por último en las dependencias orientadas al trabajo es conveniente utilizar obras con dinámica del movimiento y la actividad.
Así pues, “comunicarnos con nuestro hogar es tan sencillo como enseñarle a nuestras paredes el idioma del arte.”
.
Para más información:
Tfno.: 686 47 61 91
Web: www.miguelalberdi.com